Interesante

La parte más saludable de la manzana es la parte que no comemos, según un nuevo estudio

Para la mayoría es una costumbre extraña, pero para otros es normal no dejar restos de una manzana al consumirla como snack o postre. Sin embargo, estos últimos podrían estar obteniendo más beneficios para la salud que el resto de nosotros.


Según los investigadores de la Graz University of Technology en Austria, la cantidad de bacterias beneficiosas que una persona consume cuando ingiere una manzana, aumenta si se come la fruta completa, con el corazón, las semillas, y todo lo que la compone.

La investigación encontró que tanto las frutas adquiridas en tiendas, como las orgánicas, contenían aproximadamente la misma cantidad de bacterias, pero la mayoría de estas se encontraban en las semillas, por lo que las personas que tiraron a la basura la parte central de la fruta, obtuvieron significativamente menos bacterias que las que la consumieron.

Al parecer, saltarse el corazón y las semillas al comer una manzana podría reducir el número de microbios que consume una persona en promedio, desde más de 100 millones a 10 millones.

“Juntando el promedio de los componentes de cada manzana, estimamos que una fruta típica de 240 gramos contiene unos 100 millones de bacterias. Como la mayor parte de estas bacterias se encuentran en las semillas, tirar el corazón reduce el consumo de bacterias saludables a cerca de 10 millones”, afirma Gabriele Berg, a cargo del equipo investigador.

Por otro lado, la investigación también encontró que las manzanas orgánicas tenían un conjunto de bacterias más diversas y homogénea en comparación que las compradas en tiendas.  Es decir, comer la manzana orgánica completa podría llegar a ser más beneficioso para el microbioma intestinal (conjunto de bacterias dentro del intestino) de una persona.

Por supuesto también es importante ingerir la fruta fresca, porque cuando se cocina se terminan matando todas las bacterias, tanto las malas como las buenas.