10.2 C
Buenos Aires
viernes 7 de mayo de 2021
Cursos de periodismo

Científico se deja picar por miles de mosquitos para combatir al dengue

Un entomólogo de la Universidad de Melbourne permite que miles de mosquitos le piquen el brazo con regularidad, con el fin de mantenerlos alimentados para una investigación sobre la erradicación del dengue.

El Dr. Perran Stott-Ross ha estado involucrado en la investigación de mosquitos en la Universidad de Melbourne durante muchos años, tratando de encontrar formas efectivas de frenar la propagación del virus del dengue, que se transmite entre humanos a través de los mosquitos.

Una de las estrategias más prometedoras ha sido infectar enjambres de mosquitos con Wolbachia, una bacteria que bloquea naturalmente la transmisión del dengue y se transmite de generación en generación de mosquitos. Pero para avanzar en esta investigación, el Dr. Stott-Ross tiene que monitorear miles de mosquitos hambrientos, y como parte de ese monitoreo, ofrece su propio brazo como un buffet de tenedor libre.

El científico australiano llamó la atención por primera vez en marzo, cuando tuiteó una foto de su brazo cubierto de ampollas después de, según informes, alimentar a un récord de 5000 mosquitos hembra. Admite que las picaduras pueden ser dolorosas a veces, y que siempre debe abstenerse de rascarse después de las sesiones de alimentación con sangre.

«A veces puede doler un poco si te ponen en el lugar correcto, pero sobre todo es una ligera irritación», dijo Ross a Science Alert. “Me pica mucho más tarde. Tan pronto como saco el brazo, tengo que resistir la tentación de rascarme».

Al mirar algunas de las fotos y videos que Perran Stott-Ross ha compartido en su cuenta de Twitter, uno se pregunta si ha desarrollado inmunidad al dolor y la irritación asociados con las picaduras de mosquitos.

“Día récord de alimentación con sangre de mosquitos hoy 5000 mosquitos hembra alimentados y 16 ml de sangre perdidos”, subtituló el científico en una de sus fotos más compartidas.

Los mosquitos infectados con la bacteria Wolbachia son liberados en la naturaleza con el objetivo de bloquear naturalmente la transmisión del virus del dengue. El microorganismo es inofensivo para los humanos y ya se han observado varios casos exitosos de erradicación de la enfermedad en varias partes del mundo.

Al respecto, Ross comentó que en lugares como Malasia ya se está empleado este método. «Han liberado mosquitos en Kuala Lumpur; el dengue es endémico allí. Lo han reducido entre un 40 % y un 60 %. Eso es bastante sustancial», agregó el científico.

Contenido Premium

- Publicidad -

Lo último