26.3 C
Buenos Aires
viernes 27 de noviembre de 2020
Cursos de periodismo

El bitcoin plantea una nueva perspectiva económica

Estamos acostumbrados a usar billetes, monedas y hasta hace poco, cheques. Son medios de pago a los que ya estábamos adaptados, además de conocerlos muy bien.

Con la llegada de las criptomonedas, se abre un nuevo abanico de opciones de pago. Son monedas que se trabajan en entornos virtuales, por lo que no hay algo tangible que represente a una criptomoneda. Al menos no de forma tan extendida como los billetes.

La criptomoneda más conocida es el bitcoin, la cual ha motivado que los usuarios se adapten a ella. El primer paso para la adaptación al bitcoin consiste en saber exactamente en qué consiste. Se puede definir como una moneda virtual descentralizada y universal, que se apoya en el trabajo de una red interconectada, la cual verifica y confirma cada transacción.

No es como un banco que mantiene reservas de oro o efectivo en una bóveda, mientras que aparta una pequeña cantidad para los retiros de los clientes. La realidad es que existen personas encargadas de mantener funcionando la red que soporta el bitcoin. A ellos se les conoce como mineros.

Por otra parte, el concepto de la minería bitcoin a menudo se compara con la minería tradicional. Sin embargo, no tiene nada que ver. Para empezar, el impacto al medio ambiente es mínimo; solo está dado por la electricidad que se usa para minar. Pero no daña ecosistemas ni afecta a comunidades, tal como pasa con la minería que todos conocemos.

Para ganar bitcoins, no necesita aprender conceptos complejos ni aplicar teorías avanzadas. Nada más tiene que usar la aplicación Bitcoin Up y listo.

En otro orden de ideas, siempre existe la posibilidad de que algunas personas tengan cierto temor, porque no conocen cómo funciona. Ni tampoco saben cuál es el respaldo de la criptomoneda. Para calmar tales preocupaciones, se sugiere revisar este artículo, el cual compara el respaldo del bitcoin con monedas conocidas como el dólar.

Por otro lado, fenómenos económicos como la inflación no afectan al bitcoin. Existe un tope de bitcoins que se pueden producir, que está establecido en 21 millones de unidades. Se hizo de esa forma para que el bitcoin no pierda valor, sino que más bien mantenga y hasta suba su precio.

Cabe señalar que para usar el bitcoin, hay que tener ciertos conocimientos de informática. No es mucho, siempre y cuando tenga la capacidad de usar aplicaciones móviles con destreza. Con el pasar del tiempo, se han incorporado métodos de pago como tarjetas, las cuales pueden cargarse con bitcoins. Tal acción va en aras de extender su uso y buscar más usuarios.

Como conclusión, es sencillo contemplar que el bitcoin plantea un nuevo escenario. En otras palabras, amplía las posibilidades de realizar intercambios entre pagos y servicios. Recordemos que a final de cuentas el dinero no es más que un medio para conseguir un bien.

A medida que pasen los años, de seguro se verá a cada vez más personas usando bitcoins en su día a día. Ya hemos visto como el uso del efectivo ha disminuido notablemente. Así que también puede pasar, que el bitcoin se popularice aún más de la fama que ya tiene.

Contenido Premium

Lo último