domingo 24 de junio
the junket

Andrew Garfield, El Sorprendente Hombre Araña 2: La Amenaza de Electro (The Amazing Spider-Man 2, 2014):

Los Angeles, noviembre 2013
Andrew Garfield


¿Te gusta usar barba?

Disfruto este papel. Me siento protegido. Es como una cobija. Odio mi cara. No, mentira, la amo.

La última vez que hablamos ni se había estrenado la primera. Te pregunté si tu vida había cambiado y me dijiste que no sabías.

Todavía no lo sé, no te voy a mentir. Es curioso, porque todos creen que te preparan para lo que viene y nadie sabe lo que viene. Estaba muy estresado por pensar que no iba a poder caminar en la calle y la gente no me iba a dejar en paz. Bueno, no, no soy como The Beatles. El 90% de las veces me pregunto por qué nadie me reconoce. Pero por dentro estoy contento de no ser una celebridad. Siento que hay que hacer mucho trabajo para vender el producto. Mi papá trabaja en ventas, yo no. Es como la metáfora del hijo del dentista que tiene todos los dientes mal. Ahora te puedo decir que mi vida no cambió tanto. La experiencia creativa me acercó a quién quiero ser como artista y humano. En tanto a mi vida cotidiana… vuelo con más frecuencia. Eso es todo. La distinción entre actores y celebridades no existe en el imaginario colectivo, pero está y yo nunca podría ser una celebridad. Bruce Dern, que actúa en Nebraska, es una maratonista y recibió un premio a su carrera de parte de AFI y eso fue todo: así es la vida. Vivimos en una época en la que todos quieren ser primeros y así nos tratamos y tratamos al planeta, hay algo apocalíptico en eso. El tiempo es una pregunta importante esta vez, cómo Peter, Harry o Gwen deciden vivir su vida. Qué hacemos con el tiempo y la habilidad para desperdiciarlo.

¿Es difícil decir algo ingenioso en el medio de una secuencia de acción en el momento preciso?

Imposible. Pero la máscara ayuda. Especialmente cuando trabajás con alguien como Jamie [Foxx], ante quien me arrodillo por sus habilidades cómicas. Encuentro que muchas cosas son difíciles. No es simple. Tenemos grandes guionistas y la posibilidad de hacer estupideces en el estudio antes de que todo salga bien, tenemos una gran base por Alex Kurtzman y Roberto Orci, que son geeks de Spider-Man y además, graciosos. No tengo mejores ideas que ellos.

Me da la sensación que esta vez quieren superar a la primera, que tuvo buena aceptación en todo el mundo.

No voy a decir que no estuve satisfecho con la primera película. Tampoco voy a decir que no estoy satisfecho con lo que filmamos hasta ahora en la secuela. No creo estar satisfecho con nada, pero eso está bien. Esta es más cohesiva y la vida se trata de encontrar el balance adecuado: creo que esta vez el guión es más sólido y los riesgos son más realistas. Tenemos un nuevo departamento de cámaras, en la primera no tenía un departamento con el que pudiera colaborar de manera tal en que confíe ciegamente en ellos, ahora sí. Spider-Man ahora está en la mitad y todos lo rodeamos para protegerlo, en vez de adelantarse y tomar el protagonismo. Somos todos buenas personas.

¿Cómo se siente estar parado en el medio de Times Square?

Bueno, reconstruyeron Times-Square. Estábamos en New Jersey. El resto es pantalla verde. Una gran pieza de diseño de producción. Nunca filmé en Times-Square.

Basado en el trabajo pasado de los guionistas (Fringe, Star Trek) podemos sospechar que habrá una conspiración masiva ¿Cómo afecta a tu personaje? ¿Y a vos como actor?

Me entusiasma muchísimo porque escriben thrillers y dramas, son brillantes en mi opinión. Elevan el material. Es obvio que es una película de acción pero hay misterio y una historia humana que es lo que quiero alentar: porque si son solo explosiones me aburre. Quiero amor, quiero un drama familiar. El gran desafío es que pudimos tratar de hacer una película que tenga todo eso.

Dijiste que no estabas satisfecho con la primera.

Acepto esa suposición. A veces ayuda pero otras veces es una distracción, es un mecanismo de protección. Creo que puede ser útil e inspirador, pero muchas veces resulta indulgente e innecesario. Especialmente en una situación así, porque no sé cómo hablar de una película y decirle a la gente que vaya a verla. No puedo, no sé cómo, hace que me de calor.

¿Es humildad?

No, es que creo que es rudo decirle a cualquier persona que vea una película. No estoy vendiendo nada.906429 - The Amazing Spider-Man 2

Sos un actor de estudio terrible.

Sí, lo sé. Quizás dentro de mí sí quiera decirles que vean la nueva película de Spike Jonze, pero no puedo. No puedo twittear.

Supongo que habrá algo malo en tu vida como Spider-Man.

Supongo que sí. No tengo vida en las redes sociales. Me gusta estar aquí hablando de las películas en las que dejé el alma. Es diferente hablar sobre mi trabajo y su historia antes que venderla. A mí me gustaría escucharlos a ustedes pero yo tengo que hablar. Creo que hay que tratar a los demás como te gusta que te traten, así que quizás no estar en Twitter sea una ventaja.

¿Qué cosas aprendiste entonces de la primera película que quieras conservar para esta?

No creo poder responder esa pregunta, es muy difícil. Cuando estás haciendo una serie de películas, hasta no terminar con la última, no puedo hablar de mi personaje.

¿Qué es lo que me gusta de Emma como actriz y como persona?

Su presencia, como actriz. Y… em… la razón por la que dudo es porque no sé cómo ponerlo en palabras. Así que quizás eso diga todo. Nombrar algo quizás sea menospreciar lo que es. ¡Qué respuesta, eh!

¿Tenés la fuerza para decir a ciertas cosas que no?

Sí, porque tenés la sensación de que no tenés alternativa, cuando en realidad se trata de tu vida. Podría haber dicho que no a esta entrevista, pero me gustar estar hablando ahora.

Especialmente en esta entrevista.

Especialmente en esta entrevista. A veces te piden hacer cosas, aparecer en Wall-Mart o McDonald’s, y yo no sé hacer esas cosas, después no puedo dormir.

¿Qué es lo que más te cuesta?

Las sesiones fotográficas. Porque yo nunca me saco fotos ni con mis amigos, porque no me gusta la idea de glorificarte. Es alienante. Me encanta la fotografía, pero el trabajo en la alfombra roja, parado frente a los paparazzi y con un montón de marcas detrás, me pone muy nervioso. Me gusta ver a otra gente hacerlo. Me encanta ver las entregas de premios como el Oscar.

¿Cuál es tu presentador favorito?

Billy Cristal, al principio.

Ahora tenés 30 y ayer lo mencionabas como algo irónico.

Sí, porque para mí antes de cumplir 30, la sensación era distinta. Creía que sabía quién era. Tenemos cierto tiempo en nuestro cuerpo y en nuestra cultura tratamos de ser otra persona todo el tiempo. Nunca es suficiente. Para mí se trata de profundizar quien soy para mis amigos y mi familia, no tratar de ser otra persona. Actuar es una manera divertida y forzada de tratar de ser otra persona. Creo que si algo te atrae, debés ir hacia eso. Es como una voz que te llama, un instinto. Eso te dice donde tenés que estar todo el tiempo. Cuando empecé a leer a Carl Jung o Joseph Campbell sonaron muchas campanas.

¿Usas los arquetipos de Carl Jung para Spider-Man?

Quizás. Es uno de los trucos bajo la manga. Absolutamente.

Ya que leíste a Joseph Campbell. ¿Cuál dirías que es el arco de Spider-Man como héroe?

Bueno, el sacrificio, especialmente siendo alguien joven. Tiene que dejar muchas cosas que ama para lograr el bien mayor.

Sos parte de una nueva generación de actores que no cumplen las expectativas a la hora de salir a vender al productor pero igual sigue trabajando. ¿Te sentís parte de una nueva tendencia?

No sé, pero se ve en nuestras caras si queremos ser públicos o no. Yo no quiero tener un hijo y que lo persigan los fotógrafos, tenés que estar mal de la cabeza para querer eso. Cuando me encuentro en una página web enseguida quiero irme al carajo. Pero por otra parte a veces quiero saber qué pasa con otra gente y eso me llama la atención, es como un lado oscuro que me tienta para saber de los demás. Pero yo quiero trabajar y hacer lo mejor posible.

Con la franquicia de Spider-Man tenés un poco más de dinero. Pero no te imagino con un auto de lujo. ¿Cuáles son tus lujos?

Como dije antes, el que se ocupaba del dinero era mi papá. No tengo auto, no tengo casa, pero tengo una valija toda rota y un ukelele. Esos son mis lujos. Vuelo mucho para ver a mi familia cada vez que lo necesito. No me gusta hablar del dinero: me hace sentir mal porque es lo más importante en nuestra cultura. Es lo único que hace que los demás se sientan felices. Es un mito falso, así que hablar o pensar en él me da asco. No pienso en el dinero, al mismo tiempo, porque tengo la fortuna de tenerlo.

Ahora en el cine solo se habla de cuánto dinero gana una película.

Claro, igual con las celebridades. Pero es un sistema de evaluación que en este país se construyó en base al dólar y no en los valores tradicionales. Todos quieren tener dinero para ser felices en sus comunidades.

¿Te gustaría vivir en Los Angeles entonces?

No lo sé. Tengo muchos amigos y el océano me encanta. Pero para descansar el alma no es lo ideal.

¿Cómo te afecta la sensación de ser un “vagabundo” al estar todo el tiempo lejos de tus contactos o de la gente que amás?

Bueno, te hace sentir que las personas con las que trabajás son tu familia. Y eso es lo que siento ahora. Trato de encontrar el centro, las cosas buenas, sea donde sea que esté.

¿Entonces no sos materialista?

Me gustan muchas cosas pero trato de no comprarlas. Me convenzo de hacerlo. Quizás tenga que ver con mi papá, yo crecí diferente.

¿Dónde conseguiste esta ropa que estás usando?

Bueno, muchas compañías traen la ropa y te piden que la uses. Si a mí no me gustara esto, no lo usaría. Pero así me visto usualmente.

¿Tenés que devolverlo?

Sí, esto no es mío. Es de un diseñador famoso… ¿cuál era su nombre? Vive en California… Es un pequeño lujo. Es algo humilde pero lujoso.

¿Cuáles son tus canciones favoritas para tocar en el ukelele?

Starry Stary Night de Don McLean.

 

Dejar un comentario