Interesante

Prepara tu piel para una noche especial

Ya recibiste la invitación. Estás planeando tu outfit de pies a cabeza, además de imaginar cómo llevarás tu cabello y cuál es el make up más indicado para destacar tus ojos. Pero una piel luminosa y saludable es la verdadera protagonista de cualquier look. Aquí te contamos cómo cuidarla para lograr ese brillo especial que atraerá todas las miradas.


Una semana antes: exfoliación
El smog, la transpiración y las células muertas hacen que tu piel pierda vitalidad. Por eso, unos días antes del gran evento, elimina esas impurezas para evitar posibles irritaciones. Utiliza un producto delicado, especialmente concebido para tu rostro y otro más agresivo para el cuerpo y aplícalos con suaves masajes circulares. En el rostro, insiste sobre las áreas donde usualmente se concentra más grasitud, como el mentón, los lados de la nariz y la frente; en el cuerpo, en cambio, pon atención en codos, talones y rodillas. Enjuaga con agua tibia. Notarás que tu piel está más suave al tacto.

¡Todos los días! Hidratación
El frío, el viento y la calefacción en espacios cerrados resecan la piel y la dejan opaca y propensa a escamarse. Por eso es importante que utilices una crema hidratante en tu rostro todas las mañanas y una reparadora durante la noche. Si tu piel es mixta u oleosa elige productos oil-free como los tónicos revitalizantes con control de brillo. Si, por el contrario, es seca, es mejor optar por las fórmulas más pesadas.
Claro que igual de importante que la piel del rostro es la del cuerpo. Después de la ducha, aplica una crema humectante con suaves masajes y deja que se absorba.

El gran día: una rutina
Si has hecho las cosas bien, tu piel está perfecta para una noche especial. Date un baño de inmersión con unas gotas de aceite esencial de lavanda, cuyo aroma tiene propiedades relajantes. Luego completa la humectación con una loción para el cuerpo y un tónico refrescante para el rostro. Aplica el maquillaje y termina con un poco de polvo volátil, para mantener a raya el brillo y que tu look no se arruine con las horas. ¡Lista!

Al volver a casa: ¡limpieza!
Si bien es uno de nuestros grandes aliados, sin una buena limpieza antes de acostarnos el maquillaje se convierte en nuestro enemigo número 1, al cubrir los poros e impedir que la piel respire. Cuando vuelvas a casa, cansada y lista para meterte en la cama, tómate unos minutos para quitarlo, ¡mientras recuerdas los mejores momentos de la noche!