jueves 15 de noviembre
Periodismo Justo

VERGONZOSO

En la final de la Copa Argentina no sólo le robaron un partido a Rosario Central también me robaron las ganas de ver fútbol. No sé si volveré a un Estadio. Si se puede hacer esto a la vista de millones de personas quiere decir que el deporte que más amo se convirtió en una suerte de ficción pergeñada por unos pocos. Una estafa. No merecían este desenlace los hinchas de Central pero tampoco los de Boca. Nunca es buena una victoria sospechosa. Diría lo mismo si los protagonistas fueran otros. Diego Cevallos declaró: “me equivoqué”. En este partido se equivocó tres veces y siempre para el mismo lado. Lo del línea Marcelo Aumente es inclasificable. Ha pasado otras veces pero nunca como el miércoles por la noche en Córdoba. No hay antecedentes de un partido semejante. Imposible no sospechar venalidad ante su insólito accionar. ¿La interna de Boca? ¿Las elecciones en la AFA? No lo sé. Más allá de la indignación y la impotencia, siempre hay algo positivo para rescatar. Las críticas al penoso arbitraje surgieron de todos lados. También de hinchas de Boca y de Ñuls. En homenaje a esa nobleza me permito reproducir la columna que escribió Juan Becerra, notable escritor y periodista, hincha de Boca.


“Bueno, bueno, bueno. Acá hay que ponerse serios. La tarea de Ceballos fue catastrófica. Podemos decir que en una noche donde Tévez y Calleri estuvieron desconectados de todas las órbitas, él fue nuestro mejor delantero y nuestro gran goleador. Es difícil festejar sobre semejante injusticia. El “penal” de Pinola a Peruzzi no sucedió en Córdoba sino en Carlos Paz, en otra jurisdicción, en otro mundo, con otra leyes; y el gol nulo del Negro Chávez fue una crueldad de la que se ve que los jueces no se quisieron privar.

Para salir del rubro policiales y meternos un poco en algo que se parezca al recuerdo de un partido de fúbol, podemos decir que tuvimos una buena primera media hora. Cortamos arriba, tocamos la pelota sin engolosinamientos individuales y dominamos posicionalmente a Central, sobre todo en la franja que separaba sus madiocampistas de sus defensores. Ahí empollamos. Pero la primera jugada de peligro no fue de Boca sino de Marco Ruben, que cabeceó al gol entre dos compañeros, uno de ellos en micrométrica posición adelantada. ¿Quién iba a decir que siendo tan celoso de una medida invisible, el árbitro no lo sería luego con una jugada a la que le erró por dos metros? En una y otra distancia pueden representarse los peligros que cada equipo producía en el arco de enfrente.

Con la ventaja de nuestro lado y la desazón del otro, apareció el Boca del sacrificio, como quien dice el sostén de la familia. Erbes se plantó como un cinco antiguo para operar de retén frente a los avances del insistente Central, que volvió a llegar con otro cabezazo tremendo de Ruben, manoteado por Orión en el ángulo como podría haberlo hecho Ceballos. Luego, Lodeiro pudo amurar la injusticia con un tiro esquinado desde afuera y eso fue todo hasta el gol de Chávez. Eso y la sangre de Tévez para darle al equipo una cierta estabilidad hemodinámica en los últimos minutos del anteúltimo partido del año, cuando comienzan a derretirse los pistones.

Somos campeones de la Copa Argentina. Digámoslo en voz baja para no herir susceptibilidades. A los hinchas de Boca nos gusta ganar cuando las cosas cuestan, no cuando caen del cielo. Mejor sigamos festejando lo que ganamos merecidamente el domingo”.

 

6 comentario

  1. lo tuyo da vergüenza sietecase , titulas “vergonzoso” por un partido pedorro de futbol y mientras se afanaron el país durante 12 años hiciste culto de la mas berreta y cobarde ecuanimidad. y todo eso desde la radio de Sergio Szpolski .un programa para despiertos …..

  2. Totalmente se acuerdo con el comentario, soy hincha de boca fanatico. Solo un par de reflexiones, no escuche ni vi por TV tanto revuelo cuando las gallinas que estaban muertas, como lo estan ahora, nos sacaron de la copa sudamericana a las patadas, cuando cuando a Ponzio no solo lo debieron haber rajado sino metido preso. Y aca lo mas notable, no recuerdo a nadie hablando tanto del penel otorgado a riBBer contra Godoy Cruz, cuando le hacen una falta a Sánchez a la misma distancia del área que el de Peruzzi. El que este libre de culpas que tire la primera piedra muchachos. Los arbitrajes son un DESASTRE, a veces se equivocan a favor y otras veces en contra. a bancársela! VAMOS BOCA CARAJO!!

  3. Mientras sigamos viendo futbol como estupidos a pesar de todas las cosas que pasan al rededor, nunca se va a solucionar. Al mirarlo estamos aceptando que siga la violencia y la corrupción.

  4. Querido Reynaldo antes que nada lo felicito por la gran actuacion de su equipo durante este año y lamento les haya tocado perder la final de la copa por culpa de un error arbitral…

    Dicho esto me llama demasiado la atencion el sesgo con que el periodismo deportivo trata a boca, hace muy poquito ante el terrible robo de Delfino por Copa libertadores, los mismos periodistas que hoy se rasgan las vestiduras decian que river habia ganado bien porque jugo un poco mejor en el primer tiempo y que no hay que “caerle” siempre a los arbitros, en ese partido riber debio sufrir al menos 3 expulsiones claras que no fueron sancionadas (plancha a Gago, patada “ninja” a Pablo Perez y piña de espaldas a Cubas).

    Tambien me llama demasiado la atencion que periodistas de futbol digan que el gol anulado a Central estuvo mal anulado…. O sufren de amnesia temporal o se estan haciendo groseramente los tontos, el jugador estaba en posicion fuera de juego, va a buscar la pelota e incluso salta para cabecear, esto significa que participa de la jugada toque o no la pelota, con lo cual es fuera de lugar clarisimo (A modo de ejemplo recuerden una situacion muy comun donde un equipo tira un pelotazo a su delantero el cual esta fuera de juego, si el mismo vuelve sin intentar hacer contacto con el balon no se cobra nada, de lo contrario, si intenta disputarlo se cobra fuera de juego haga o no contacto con el balon).

    Ceballos cometio un solo error grosero que favorecio a boca (el penal que fue falta pero afuera del area) y lo matan por todos lados, el 2do gol de boca fue error del linea y seamos honestos fue muy fina, dos errores, uno del referi y otro del linea y nos indignamos todos, eso si, cuando pasa del otro lado no hay que llorar ni hablar tanto de los arbitros….

  5. Reynaldo: esto muestra una vez más como se maneja el fútbol en la Argentina, y porqué cuando vamos a competir en el resto del planeta terminamos más abajo de lo que pretendemos. Por suerte no pude ver el partido, aunque creo que surtió el mismo efecto en mi persona de no querer a ver otra vez este hermoso espectáculo corrompido por todos, y lo más lamentable, por los mismos jugadores. La pobreza que han tenido este año en particular los jugadores de boca es de notar: tratar de jugar un partido de “su” copa libertadores, frente a “su” eterno rival, y validando que un delincuente haya tirado un químico para poder ganar; dos jugadores con graves lesiones, fracturas, y no pasó nada; ayuda Extraña” del os árbitros; y encima con una soberbia que da pena más que otro sentimiento, por la estupidez de “machos” que negocian con la barra brava. En fin, mejor lo termino aquí. Como siempre, gracias por permitir la libertad de expresión en serio.

Dejar un comentario