Interesante

Indumentaria y calzado se unen a la Internet de las Cosas

Casi cualquier cosa que se pueda usar es factible de convertirse en parte de la Internet de los cosas. En un importante acuerdo recientemente anunciado, unos 10 mil millones de prendas de vestir y calzado serán creados para algunas de las marcas de moda más importantes del mundo, con identidades digitales únicas incorporadas.


Avery Dennison firmó un acuerdo con Evrythng, la compañía de IoT respaldada por Samsung y Cisco, para agregar un etiquetado especial en los productos, para que los consumidores puedan interactuar con ellos a través de smartphones.

El etiquetado del producto podría regirse por códigos QR serializados, chips RFID o etiquetas NFC, dependiendo del tipo de producto, según comentó Andy Hobsbawm, co-fundador y director de marketing de Evrythng.

«Hardware, software y datos en tiempo real se conectan con la identidad digital en la plataforma», dijo Hobsbawm. «Esto crea una capacidad digital en un producto que puede conducir a la interacción de los consumidores.»

La idea es que un consumidor podría girar o escanear un producto y al instante recibir información, tal como la historia del producto, de dónde viene o cómo se hizo. Por ejemplo, un consumidor podría consultarle a un producto una pregunta como «¿de dónde vienes?».

Una zapatilla para correr podría decir cuando está llegando a su fin, y la ropa podría ofrecer sugerencias de estilo personalizadas, o contenidos de salud y condición física en función del producto y las compras anteriores.

Para que el sello o la etiqueta proporcionen información, el consumidor tendría que tomar la primera acción, como el escaneo del producto con su teléfono.

«Todo buen marketing debe basarse en el permiso», dijo Hobsbawm.

Por supuesto, un consumidor podría ignorar por completo el valor añadido del etiquetado digital.

«La principal barrera de las marcas es cómo conseguir los códigos individuales de los productos que se relacionan con la identidad digital», dijo Hobsbawm.

Esas marcas tendrán ahora al menos 10 mil millones de intentos para hacer precisamente eso.

Vía