Noticias Locas

Ofrecen espadas samurais a cambio del pago de impuestos

La ciudad de Seki en la prefectura de Gifu, Japón, anunció recientemente que hará entrega de 20 espadas japonesas hechas a mano a cualquier ciudadano que pague sus impuestos furusato (ciudad natal) por montos de entre 3 y 5 millones de yenes (USD 29.600 y 49.300).


Los impuestos furusato no son exactamente un impuesto, ya que no son obligatorios ni los pagan los vecinos de la ciudad. Es más de una donación que se utiliza como ingresos fiscales para la ciudad, y también permite que el donante reciba un descanso en su propia residencia fiscal.

img_7995
Su implementación se inició en 2008 como una manera de hacer frente a la pérdida de ingresos que las zonas rurales enfrentan como resultado de la disminución de sus poblaciones. Con el fin de atraer donaciones, las ciudades ofrecen presentes a menudo para agradecer las donaciones, como productos o artesanías locales, o incluso la posibilidad de ser alcalde.

En el caso de Seki, los donantes son tentados con una de las espadas legendarias por cuya producción la zona ha sido famosa por más de 700 años.

sougou2

A principios de este año se realizó una campaña las donaciones de impuestos furusato por 1 millones de yenes (USD 9,900) se agradecieron con una daga Seki hecha a mano de 24 centímetros, y la respuesta fue tan buena que decidieron subir la apuesta con las espadas.

Esta vez, cada donación de 5 millones de yenes se hará acreedora de una de las espadas de 72 centímetros fabricadas por Mitsutoshi Ogawa de 63 años, cuya familia viene confeccionando espadas por 60 generaciones.

Los donantes también podrán tener sus espadas grabadas con un diseño a elección. Las espadas tienen un año para ser forjadas y también vienen con vaina y kit de limpieza.

01

La reacción de los lectores japoneses fue una mezcla de furia y algunas reflexiones sobre la importancia de poseer una espada en estos tiempos:

«Quiero.»
«5 millones de yen es una pasada. ¡Muy caro!»
«La usaría para cortar carne y verduras para la cena.»
«Necios. ¡La oportunidad de reunirse con el espadero es genial!»
«Es ridículo. Millones de yenes por un pedazo de hierro.»
«Voy a comprarme una en la tienda de recuerdos de Asakusa.»
«Sería muy útil para cuando no puedo encontrar mi destornillador de punta plana.»

Bromas aparte, las espadas deben ser vistas más como obras de arte y objetos de patrimonio cultural, que como herramientas reales, pero, por supuesto, un apocalipsis zombie fácilmente podría cambiar las cosas.

3-4-2

El sitio web de la ciudad de Seki también enumera otros regalos disponibles para donaciones de impuestos furusato, y ¡hasta tienen un de cortaúñas por ¥ 10,000!