domingo 17 de junio
Medios

Gracias a “Stranger Things” la venta de waffles congelados creció 14%

“Stranger Things” no solo ha tenido una gran influencia en la cultura pop, también influyó en la industria de los waffles congelados.


La exitosa serie de ciencia ficción de Netflix impulsó las ventas de los waffles Eggo, de Kellogg’s, los favoritos de Eleven, uno de los personajes protagónicos.

Sam Ro, editor en jefe de Yahoo Finance, tuiteó una diapositiva que mostraba cómo la serie benefició a la marca Eggo. La diapositiva proviene de una presentación de Kellogg’s, que tuvo lugar en la conferencia CAGNY (Consumer Analyst Group de Nueva York).

Cuando la segunda temporada de “Stranger Things” llegó a Netflix en octubre de 2017, los waffles Eggo obtuvieron la mayor cantidad de menciones en redes sociales en un solo mes. En el cuarto trimestre de 2017, el consumo de Eggo registró un aumento interanual de +14%, según la diapositiva.

“Stranger Things” juega con la nostalgia de muchas maneras, tomando analogías de películas de los 80 como “Encuentros Cercanos del Tercer Tipo” y “ET”. Incluir los waffles de Eggo podría parecer uno de los tantos PNTs (Publicidad No Tradicional o “product placement”) a los que nos tiene ya costumbrados la TV y hasta el cine, pero en el caso de Stranger Things se trado solo de otra referencia de la década que agrega un toque de los 80. Y que Kellog’s no deja de agradecer.

Pero este no es el único caso en el que una serie o una película potencia involuntariamente la comercialización de productosmasivos.

Un caso paradigmático fue el de “Seinfeld”, que pese a ser el programa más visto de los ’90s mencionaba marcas y productos por necesidades del guión y no aceptaba PNTs. La clásica sitcom, creada por los comediantes Larry David y Jerry Seinfeld, dio lugar a varios casos de aumento de demanda, como las esponjas anticonceptivas Today Sponge, que lograron su pico de popularidad luego del episodio “The Sponge”, donde Elaine compra una caja llena de esponjas anticonceptivas femeninas que están a punto de sacar del mercado.

Al Yeganeh, el actor que dio vida al famoso personaje de Seinfeld “El Nazi de la Sopa”, cuyo puesto de sopa con un delicioso producto es dispensado por un propietario tiránico y obsesionado con las reglas, ingresó a la Home Shopping Network en 1998 para vender sus propias sopas congeladas y recibió 1.600 pedidos en ocho minutos. Desde entonces, ha lanzado una línea de sopas y restaurantes respaldada por Shaquille O’Neal en Nueva York, Nueva Jersey y Connecticut. Su sitio web oficial vende merchandising que incluye remeras con el eslogan “No Soup For You!”.

También Kellog’s aumentó las ventas gracias a Seinfeld, un gran consumidor de cereales en muchos capítulos de la serie. Y Junior Mints, las pastillas que “protagonizan” uno de los capítulos.

Otra serie que hizo crecer una marca sin pedir nada a cambio es The Big Bang Theory. Una de sus protagonistas trabaja en una sucursal de la cadena de restaurantes The Cheesecake Factory y según afirman en la empresa “están muy contentos de aparecer en un programa tan divertido y terriblemente popular”.

En cine también hay muchos ejemplos de menciones que hicieron aumentar las ventas, como el caso de Ray-Ban, que en 1981 vendió 18.000 pares de sus Wayfarers, y en el año siguiente a que Tom Cruise los usara en “Risky Business”, 360.000 pares volaron de las estanterías (lo mismo sucedió con el modelo Aviators de Ray-Ban después de “Top Gun”). Las ventas de Etch-A-Sketch estallaron en 4500 por ciento después de “Toy Story”. Y quién puede olvidar a Wilson, la pelota del vóley que coprotagonizó “Náufrago” con Tom Hanks, y que según los informes, la marca ni siquiera pagó por la publicidad, lo que tal vez les hubiera costado USD 10 millones o más.

 

 

Dejar un comentario