domingo 20 de enero
the junket

Aaron Paul, Need for Speed (2014)

NEED FOR SPEED


Los Angeles, octubre 2013.

¿Pensás que conseguiste este rol por el éxito de Breaking Bad?

Sí, por supuesto. Estoy sentado aquí gracias al éxito de Breaking Bad. Fuimos afortunados de ser parte. Sé que Steven Spielberg , que produce la película, era un fanático del programa. Seguro que eso tuvo que ver con que me llamen.

El guionista (John Gatins) es el mismo de El Vuelo (Flight, de Robert Zemeckis), que está centrada más en los personajes y no tiene acción.

En esta película los personajes son lo más importante. Sólo resulta que manejan autos rápidos. Pero lo que lleva adelante esta película es la historia. Scott [Waugh, el director] me dijo desde el principio que quería hacer un homenaje a las películas de culto de autos de los 60 y 70. Me hizo ver todas las películas de la última etapa de Steve McQueen porque vive y respira los autos y las carreras.

¿Habías jugado al videojuego?

Sí, muchas veces. Me gustan los autos y Need for Speed es un juego clásico. Scott quería que la película no se viera como una adaptación literal del videojuego, con escenas imposibles que sólo pueden suceder cuando estás jugando. Me aseguró que todo iba a ser filmado en cámara y poco digital agregado después. Queríamos el público sintiera que todo lo que sucedía realmente pasaba, porque era de verdad. Aprendí a manejar de forma agresiva.

¿Cuán rápido ibas?

Hay secuencias donde teníamos autopistas cerradas y todos los autos que pasaba iban a más de 100 km/h. Yo miraba la velocidad a la que viajaba y era entre 190 y 240 km/h, lo que es muy muy rápido.

¿Cómo aprendiste a manejar así?

Bueno, mi primer día en esta película fue antes de empezar a filmar: hice una prueba de manejo en una pista fuera de Los Angeles en un Ford Mustang. Al final del día estaba volando por rampas y haciendo giros en 360 grados. Al segundo día estaba haciendo reversos en 180 grados, manejando para atrás con el viento en contra.

¿Sos fanático de los autos?

Lo era, pero creo que ahora soy un poco más porque entiendo algo más de la  mecánica. Doblar una esquina y hacer un giro de 180  grados es algo que nunca había hecho antes de esta película y ahora que entiendo la mecánica y sé cómo hacerlo, lo amo. Así que ahora cada vez que alquilo un auto pruebo el freno de emergencia.

¿Cuál fue tu auto favorito?

¿De los que manejé en la película? Todos me encantaron pero sin dudas, el Gran Torino. Hay que sentirlo: me lo quería llevar a casa.

¿Manejás con la palanca de cambio?

Sí, ¿vos?

Sí. Soy argentino y siempre nos burlamos de los norteamericanos porque manejan en automático.

¡Ja! Sí, es verdad. Pero mi primer auto fue un Toyota Corola al que no le funcionaba la segunda. Así que había que saltar del primer cambio al tercero, lo cual es terrible en las colinas de Los Angeles. Pero amaba ese auto. Tenía una palanca terrible.

¿Lo seguis teniendo?

Me deshice de él hace no mucho. Porque no quería soltarlo pero finalmente lo tuve que vender por unos doscientos dólares. Ahora no tengo auto. Tengo un Shelby Cobra del ’66 pero no es el original porque no hay manera de que pueda comprarlo.

¿Qué es tan fascinante de los autos?

Los músculos detrás de él. Yo amaba y apreciaba los autos pero ahora los aprecio mucho más luego de la película. Tantos caballos de fuerza. Me encanta la adrenalina detrás. Ahora soy un conductor mucho mejor y el golpe de adrenalina es genial.

Ahora que sos famoso, ¿Te siguen los paparazzi?

A veces, sí. Después de esta película muchas compañías de autos me daban sus modelos más rápidos para que los maneje. Lamborghini por ejemplo. Y algunos paparazzi me seguían a cualquier lugar a donde vaya con estos autos.

¿Los fans te siguen?

No, el problema son los paparazzi. Los fans a lo sumo me piden una foto. Siempre interactúo con los fans, ya sea en Twitter o cualquier otro lugar.

Del Corola de Idaho ahora a un Lamborghini…

Todo fue un cambio loco para mí, incluso estar aquí hablando con vos. Estuve haciendo esto hace 17 años e hice Breaking Bad hace 9 años. Hubo muchos altos y bajos en los primeros años pero con Breaking Bad explotó todo. Con Need For Speed fue la primera vez que toqué un Lamborghini, que es tan divertido.

¿Hay chances de que interpretes a Jesse Pinkman en el Better Call Saul, la precuela?

Sí, seguro, me encantaría. Está situada antes de que se conozcan Jesse y Walt. Pero Jesse presentó a Saul a Walt, así que ellos se conocían desde antes y están jugando con esa idea. Me encantaría, si me llaman y estoy disponible, estaré allí.