Interesante

Grasas trans: qué cambia con el nuevo Código Alimentario

El 8 de diciembre entra en vigencia un nuevo Código Alimentario Argentino que prohibirá la producción y comercialización de comidas con grasas trans.


Según la Fundación Interamericana del Corazón (FIC) Argentina, los cinco grupos de alimentos con mayor contenido de esta sustancia son los baños de repostería, los artículos de panadería, los alfajores, las galletitas, las barritas de cereales y los platos precocidos.

De los cinco grupos, excepto los dos últimos, todos los productos pueden ser conseguidos en una panadería. Fue por eso que un grupo de investigación de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la Universidad de Buenos Aires, realizó un estudio para determinar cómo los consumidores podían reemplazar las grasas utilizadas para la cocción de esas comidas de fácil acceso. Se demostró que el aceite de girasol no transgénico es la opción ideal para cocinar los alimentos de panadería, pastelería y chocolatería.

Según se determinó en la investigación “esta variedad de aceite no modifica los niveles de colesterol como sí sucede con el ácido palmítico (trans), por lo que desde el punto de vista nutricional este tipo sustancia de girasol constituirá una mejor opción que las grasas a prohibir”. También se afirma que “no solo tiene gran potencial para elaborar productos argentinos más saludables sino que podría exportarse a mercados como Estados Unidos, que consume el 10% de las grasas que se producen en el mundo y están buscando alternativas para reformular esa situación”

En esa línea, el doctor Marcelo Tavella, docente e investigador de la Escuela Superior de Ciencias de la Salud de la Unicen, afirmó al diario La Nación: “El desafío ahora es aumentar la producción de aceite de girasol alto oleico para satisfacer la demanda interna y, también la internacional, que es alta”.

Sin embargo, esa no es la única alternativa. También se las puede reemplazar, al momento de cocinar, por otros tres tipos de aceites menos comercializados y más costosos: el de canola (500ml $50), maní (500ml $70) y sésamo (250ml $75).

Si no se sustituye el consumo de ácido graso, se pueden generar alteraciones del metabolismo de lípidos en la sangre, inflamaciones vasculares y desarrollo de enfermedades cardíacas, cerebrovasculares y renales. Con la nueva reglamentación se permitirá prevenir 3000 infartos y más de 1000 casos de angina inestable en todo el país, que actualmente tiene 100.000 accidentes cardiovasculares por año en la población adulta.

Todos los productos que se elaboren una vez que entre en vigencia el nuevo código, deberán indicar en sus etiquetas o envoltorios que no tienen grasas trans.