domingo 9 de diciembre
Interesante

Un nuevo estudio confirma que el café es bueno para tu salud

El tema con el café, es que nunca ha habido mucho acuerdo científico sobre si es saludable. Sí, las personas se han preocupado por esto desde el siglo XVI, pero mientras analizamos sus efectos, hemos observado que beber café tiende a mejorar nuestra salud, no a dañarla. Con moderación, por supuesto.


Sin embargo, el temor de que el café nos perjudique es omnipresente y, como resultado, parece que ha habido muchos vaivenes. Un día es bueno. El siguiente es malo. En realidad, los análisis a gran escala de los daños o beneficios de una taza de café han demostrado casi todos sus aspectos positivos como definitivos o, por lo menos, sin ningún efecto secundario. No va a curar todo lo que te aqueja o hacerte vivir para siempre, pero la mayoría de la evidencia sugiere que el café es parte de una dieta saludable.

Recientemente fue publicado un nuevo estudio, esta vez analizando a los residentes del Reino Unido. Los investigadores querían examinar cómo los hábitos del café afectaban la salud general, según lo medido por una estadística llamada mortalidad por todas las causas. Eso básicamente significa que agruparon a las personas por la cantidad de tazas de café que bebían por día, luego miraron para ver si los grupos que consumieron más tazas tuvieron más muertes durante el estudio. Si el grupo que bebía ocho tazas por día tuviera menos muertes que el grupo que bebió solo dos, eso implicaría que de alguna manera los bebedores de café de alto volumen estaban más sanos. Y eso es exactamente lo que encontraron. A lo largo de 502.641 participantes de entre 38 y 73 años, tanto hombres como mujeres, mientras más café bebía una persona, menos probable era que muriera. Los investigadores publicaron sus resultados la semana pasada en la revista JAMA Internal Medicine.

Al hacer un gran estudio observacional como este, los investigadores usan una razón de riesgo para medir qué tanto efecto tiene una variable como el consumo de café. Por ejemplo, en este caso una razón de riesgo de 1 significa que no hay diferencia en la frecuencia con que las personas mueren, mientras que una razón de riesgo de 0.5 significa que el grupo que bebió café, murió solo la mitad de veces que los que no beben café. Este estudio agrupó a los participantes en seis grupos: los que bebían menos de una, una, dos a tres, cuatro a cinco, seis a siete y más de ocho tazas de café por día. Los investigadores encontraron que las proporciones de riesgos generalmente disminuían a medida que aumentaba el número de tazas consumidas, lo que indica que mientras más personas beben café, es menos probable que mueran durante un período determinado. En orden, los cocientes de riesgo fueron 0.94, 0.92, 0.88, 0.88, 0.84 y 0.86. Todos menos la primera proporción se consideran estadísticamente significativos, lo que significa que la diferencia entre los grupos fue lo suficientemente profunda como para ser (probablemente) más que una posibilidad aleatoria.

Los investigadores de este estudio buscaron ver qué otros rasgos estaban asociados con beber o no tomar café (cosas como fumar, peso corporal, nivel socioeconómico, etc.) e intentaron controlar esos factores para evitar que interfirieran con los resultados. Los bebedores de café tendían a ser hombres y blancos, por ejemplo, y también bebían más alcohol y eran ex fumadores. El consumo de café particularmente alto se correlacionó con ser un fumador actual. Beber entre una y tres tazas se correlaciona con tener un título universitario y ser mayor, y también reportar una salud “excelente”.

Por supuesto, nada de esto significa que el café no sea una sustancia adictiva, o que deba ser ingerida por lactantes (el Colegio Estadounidense de Obstetras y Ginecólogos recomienda no más de 200 miligramos por día, o aproximadamente dos tazas de café). La cafeína es un estimulante, y aunque “demasiado” depende de tu metabolismo personal, una sobrecarga puede causarte dolores de cabeza, irritabilidad, inquietud, latidos cardíacos acelerados y temblores musculares. Además, puede privarte de sueño. La Clínica Mayo recomienda limitarse a unos 400 miligramos por día. Tampoco significa que puedas poner montones de azúcar y en crema sin otros efectos negativos para la salud, como la obesidad o las enfermedades del corazón. Pero sí significa que una persona promedio puede beber en paz un capuchino moderadamente azucarado y ligeramente cremoso, aunque ya lo sabíamos.

Vía

 

Dejar un comentario